• No hay productos en el carrito.

Cuidados de las Suculentas

  • Home

Cuidados de las Suculentas

A la suculenta se la conoce también como “la reina sin corona”, y o la “planta grasa”, pero su nombre oficial proviene de “succus”, palabra griega que significa agua.

Este tipo de plantas a menudo surge la pregunta… ¿Qué se entiende por planta suculenta?

En cualquier diccionario encontraras que se llaman plantas suculentas a aquellas que son capaces de almacenar agua en cualquier parte de su organismo, engrosando por encima de lo normal esa parte, ya sean raíces, tallo, u hojas.

En realidad suculento/a es solo un adjetivo. Y es sinónimo de craso o crasa, es decir grueso, gruesa.

Dicho lo anterior alguien se preguntará ¿entonces las bulbosas son plantas suculentas? pues sí lo son. Pero es que bulboso/a, también es un adjetivo que recientemente se emplea generalmente para definir a plantas con bulbos, rizomas, cormos o tubérculos; por tanto el adjetivo suculento-a lo empleamos más para las que agrupan agua que no son bulbosas.

Cuidados

Muchas de las inquietudes de nuestros clientes son: ¿cómo se deben cuidar las suculentas, cada cuanto se deben regar, como se abonan y si ellas también se deben fumigar? Pues la respuesta a todo ello se las resolveré a continuación.

Principalmente las suculentas son plantas de escasa agua, ya que como le hemos mencionado ellas almacenan agua en sus carnosas hojas, entendido esto deben recibir la luz solar para algunas directamente, otras suculentas como las del género Haworthia que necesitan semi sombra para desarrollarse mejor, así como otras especies.

Si la suculenta que adquiriste no es de plantarla en el exterior la puedes dejar en la maceta junto a una ventana para que no pierdan el color, ya que algunas tienen en los bordes de sus hojas unos visos rojizos como lo son el Sedum rubro, Rubrotinctum Sedum Aurora, Sedum sp “ladrillo”, etc.

El riego: cuando la planta está en germinación se debe hacer riegos suaves para que ella se mantenga fresca y no se deshidrate, ya trasplantada a maceta o bolsa platica el riego debe ser una vez por semana o incluso cada 15 días, esto dependiendo la variedad y el tamaño.

Abono: Puedes comenzar a abonar cuando la planta inicie señales de crecimiento como brotes, o botones florales. Normalmente, desde principios de primavera, a razón de 1 vez al mes hasta el otoño. El abonar en el otoño, permitirá a la planta acumular alimento para rebrotar y florecer la primavera/verano siguiente. En invierno, en general, nada de abono.

Aporta el fertilizante diluido en agua mejor que granulado.

Antes de la floración conviene abonar con algún producto rico en potasio, ya que favorece la formación de los capullos florales. Para el resto del periodo se puede abonar con algún producto equilibrado y que contenga todos los elementos minerales (nitrógeno, fósforo, potasio, etc.). Actualmente existen abonos especiales p ara Cactáceas y otras Suculentas.

Cuidado con los excesos de fertilizantes, en particular de Nitrógeno, ya que un exceso de este elemento produce tejidos muy débiles y acuosos, así como menos flores o incluso que no aparezcan.

CAM significa “Metabolismo Ácido de las Crasuláceas”.

Muchas plantas crasas y los cactus tienen el llamado metabolismo CAM. Cierran los estomas de días en las horas de máxima insolación y los abren al amanecer, atardecer y al anochecer, de esta forma “ahorran” agua. Es una gran estrategia que les ha servido para sobrevivir en su ambiente.

Lo que distingue al CAM del metabolismo del resto de las plantas es que separan la fotosíntesis en dos etapas, independientemente de la respiración.

Las plantas normales fotosintetizan azúcar a partir del CO2 directamente, de una vez. Eso implica que cuando hay luz deben tener los estomas abiertos.

Las plantas CAM usan el Malato como intermedio. Es decir, por la noche incorporan CO2 formando Malato, un proceso que no requiere luz, y por el día generan azúcares a partir del Malato, sin necesidad de tener los estomas abiertas. Por eso los cactus saben ácidos por la noche y dulces por el día.

Enfermedades

Las suculentas son unas plantas “guerreras” como nosotras nos referimos a ellas, es por ello que cuando presentan alguna anomalía debemos prestarle mucha atención. Algunas de ellas pueden presentar la presencia de hongo, esta espora hace que viaje de planta en planta por medio de las corrientes de viento o cuando se hace riego (este segundo hace referencia cuando están en cultivo).

Si, aunque has probado mil y un tratamientos y todavía no has sido capaz de evitar la infección o la proliferación de la enfermedad en tus plantas, es importante que actúes curativamente lo más pronto posible, para evitar que esa misma enfermedad se extienda por el resto de las plantas que se encuentran cerca o cultivadas en el mismo jardín.

Es importante que te mantengas al tanto del estado de cada una de tus plantas, de esta manera si alguna planta o plantas, presentan podredumbre, debes aislarla del resto de plantas sanas, de esta manera estarás evitando que se contagien. Si se encuentran plantadas en macetas, será mucho más sencillo ya que solo deberás mover y trasladar la maceta a otro lugar.

Si empiezas a notar o a sospechar que tu planta se encuentra afectada por algún hongo u otra enfermedad, es importante que cortes las zonas afectadas hasta el lugar en que puedas ver un tejido verde (esta será la zona sana de tu planta). Te recomiendo que utilices polvos cicatrizantes para proteger tu planta después del corte.

Recuerda que si la infección es detectada a tiempo será mucho mas fácil tratarla con fungicidas o productos químicos para eliminar el hongo. Es por eso que recalco la atención que debemos tener con nuestras plantas y su desarrollo.

Ahora bien, si ya probaste todos los métodos y productos y tu planta o plantas no mostraron mejoría, lo mejor es deshacerse de ella (as), al igual que su substrato o tierra ya que ella está contaminada y puede transmitir a las que están sanas.

Manchas pardas sobre el envés de las hojas

Las manchas sobre el envés de las hojas podrían significar una infestación de cochinilla. Se trata de insectos muy dañinos que pueden ser de dos tipos: cochinilla parda y cochinilla algodonosa. Para estar seguros, sugerimos utilizar una lupa y observar. Se caracterizan por tener en el primer caso una especie de escudo protector, de color oscuro y consistente, en el segundo caso escudo de color blanco agodonoso. Comparen con la foto al lado. Son características, no puede haber error. Además si intenta sacarlas con una uña, salen fuera fácilmente.

Abono: Puedes comenzar a abonar cuando la planta inicie señales de crecimiento como brotes, o botones florales. Normalmente, desde principios de primavera, a razón de 1 vez al mes hasta el otoño. El abonar en el otoño, permitirá a la planta acumular alimento para rebrotar y florecer la primavera/verano siguiente. En invierno, en general, nada de abono.

Aporta el fertilizante diluido en agua mejor que granulado.

Antes de la floración conviene abonar con algún producto rico en potasio, ya que favorece la formación de los capullos florales. Para el resto del periodo se puede abonar con algún producto equilibrado y que contenga todos los elementos minerales (nitrógeno, fósforo, potasio, etc.). Actualmente existen abonos especiales p ara Cactáceas y otras Suculentas.

Cuidado con los excesos de fertilizantes, en particular de Nitrógeno, ya que un exceso de este elemento produce tejidos muy débiles y acuosos, así como menos flores o incluso que no aparezcan.

CAM significa “Metabolismo Ácido de las Crasuláceas”.

Muchas plantas crasas y los cactus tienen el llamado metabolismo CAM. Cierran los estomas de días en las horas de máxima insolación y los abren al amanecer, atardecer y al anochecer, de esta forma “ahorran” agua. Es una gran estrategia que les ha servido para sobrevivir en su ambiente.

Lo que distingue al CAM del metabolismo del resto de las plantas es que separan la fotosíntesis en dos etapas, independientemente de la respiración.

Las plantas normales fotosintetizan azúcar a partir del CO2 directamente, de una vez. Eso implica que cuando hay luz deben tener los estomas abiertos.

Las plantas CAM usan el Malato como intermedio. Es decir, por la noche incorporan CO2 formando Malato, un proceso que no requiere luz, y por el día generan azúcares a partir del Malato, sin necesidad de tener los estomas abiertas. Por eso los cactus saben ácidos por la noche y dulces por el día.

Enfermedades

Las suculentas son unas plantas “guerreras” como nosotras nos referimos a ellas, es por ello que cuando presentan alguna anomalía debemos prestarle mucha atención. Algunas de ellas pueden presentar la presencia de hongo, esta espora hace que viaje de planta en planta por medio de las corrientes de viento o cuando se hace riego (este segundo hace referencia cuando están en cultivo).

Si, aunque has probado mil y un tratamientos y todavía no has sido capaz de evitar la infección o la proliferación de la enfermedad en tus plantas, es importante que actúes curativamente lo más pronto posible, para evitar que esa misma enfermedad se extienda por el resto de las plantas que se encuentran cerca o cultivadas en el mismo jardín.

Es importante que te mantengas al tanto del estado de cada una de tus plantas, de esta manera si alguna planta o plantas, presentan podredumbre, debes aislarla del resto de plantas sanas, de esta manera estarás evitando que se contagien. Si se encuentran plantadas en macetas, será mucho más sencillo ya que solo deberás mover y trasladar la maceta a otro lugar.

Si empiezas a notar o a sospechar que tu planta se encuentra afectada por algún hongo u otra enfermedad, es importante que cortes las zonas afectadas hasta el lugar en que puedas ver un tejido verde (esta será la zona sana de tu planta). Te recomiendo que utilices polvos cicatrizantes para proteger tu planta después del corte.

Recuerda que si la infección es detectada a tiempo será mucho mas fácil tratarla con fungicidas o productos químicos para eliminar el hongo. Es por eso que recalco la atención que debemos tener con nuestras plantas y su desarrollo.

Ahora bien, si ya probaste todos los métodos y productos y tu planta o plantas no mostraron mejoría, lo mejor es deshacerse de ella (as), al igual que su substrato o tierra ya que ella está contaminada y puede transmitir a las que están sanas.

Manchas pardas sobre el envés de las hojas

Las manchas sobre el envés de las hojas podrían significar una infestación de cochinilla. Se trata de insectos muy dañinos que pueden ser de dos tipos: cochinilla parda y cochinilla algodonosa. Para estar seguros, sugerimos utilizar una lupa y observar. Se caracterizan por tener en el primer caso una especie de escudo protector, de color oscuro y consistente, en el segundo caso escudo de color blanco agodonoso. Comparen con la foto al lado. Son características, no puede haber error. Además si intenta sacarlas con una uña, salen fuera fácilmente.

MOSCA BLANCA

Forma colonias en el envés de las hojas y se alimentan succionando la savia de las hojas, las cuales se vuelven amarillentas y acaban secándose y cayendo. La melaza que exuda la mosca blanca puede producir la aparición de hongos. La presencia de alguna mosca blanca no es importante, sólo cuando se trate de grandes colonias debería considerarse un problema.

Se aconseja lavar el envés de la hoja con jabón y un paño para retirar todas las larvas presentes, también se puede usar trampas pegajosas amarillas se utilizan para controlar o reducir el número de insectos; las moscas blancas se sienten atraídas por el color amarillo y se adhieren a la superficie quedando pegadas por el adhesivo.

Babosas y caracoles

Son moluscos y tienen un órgano especial para alimentarse llamado rádula, el cual raspa, corta y transporta el alimento al tracto digestivo. El daño característico consiste en orificios ovales de bordes regulares. Las suculentas son el alimento perfecto para ellas por la carnosidad y jugosidad de sus hojas. Puede confundirse por el provocado por orugas pero en este último caso se encuentran deyecciones sólidas y compactas.

Dejan un rastro viscoso como moco o baba (por ello su nombre) detrás de ellos. Los huevos son claros, ovales o redondos, y son depositados en masas gelatinosas.

En tiempo de invierno son más frecuentes que aparezcan estos moluscos, es por ello que de sebe tener en cuenta lo siguiente.

Eliminar posibles refugios donde puedan esconderse durante el día (maderas, piedras, restos vegetales, malezas alrededor del tronco, ramas tocando el suelo, etc. En lo posible, evitar el riego por aspersión. Observar frecuentemente plantulas y plantas suculentas.

Intervención: Remoción Manual. Empleo de trampas cebadas con cerveza. Barreras de materiales abrasivos: cáscaras de huevo, arena, viruta de cedro,cal, matababosa granulado,tierra de diatomeas o ceniza de madera colocados formando barreras. Aplicación de solución de café (repelente y antialimentario).

Aplicación de solución jabonosa al 1%-3%.

Comments(2)

  1. Jennifer Ceballos Cubillos

    Cordial saludo

    Estuve revisando su pagina y estoy interesada en adquirir cactus y suculentas al por mayor quisiera saber si ustedes manejan esta clase de plantas y cuales son sus precios.

    Estaré atenta a su respuesta,
    Muchas gracias.

    Jennifer Ceballos Cubillos
    317 699 66 63

    1. admin-vivero

      Buenos dias
      Dando respuesta a su pregunta, si señora vendemos cactus y suculentas al por mayor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *